No conozco mejores regalos especiales que aquellos que se hacen con afecto sincero a una persona en una ocasión en la que ellos ni se esperan. Estoy seguro que esta combinación junto con unos regalos originales, hace que el impacto que produce sea mucho mayor que cuando se entregan para una fecha marcada en el calendario. Ya sean cumpleaños, santos, aniversarios, bodas, comuniones o las fechas navideñas, por ejemplo. Solo tienes que ver la cara que pone una persona cuando le entregas regalos especiales que ellos no imaginaban recibir. Con la mirada y con su voz te interrogan intentando averiguar a propósito de qué reciben ese presente. Son los momentos en los que más me gusta hacer regalos originales sin lugar a dudas. Para mi supone una autentica gozada. También no quiero ocultaros que son cuando más se agradecen por suponer una doble sorpresa, el hecho de recibirlos y el regalo en sí.

Si alguna vez te han hecho un regalo sin venir a cuento, sabrás de lo que te estoy hablando. Ni que decir tiene que en mi caso se de lo que hablo porque me he visto en las dos situaciones, cuando los he recibido y cuando los doy. Y en los dos casos es gratificante. Sin ir más lejos, la semana pasada me propuse buscar unos regalos especiales para mi hijo mayor. Tan mayor como que ya está hecho todo un hombre, con independencia económica, viviendo en su propia casa y con su pareja estable. Aunque para mi todavía sea mi niño, la verdad es que ya no lo es. ¿A propósito de qué le quería hacer los regalos originales? Sencillamente para recordarle lo orgulloso que me siento de él. Viendo como está este mundo, que un hijo sea todo un ejemplo de lo que debe ser una persona, es motivo para sentirse el más feliz de los padres. En ese contexto me propuse premiarlo con algún detalle que supiese valorar.

Así que me puse manos a la obra en la página web de mi referencia enfocada a los regalos originales. Es el portal de internet que más me gusta para estos fines, y en esto tampoco me cabe la más mínima de las dudas. Una vez entre sus artículos, estuve centrándome en los que estuvieran relacionados con la telefonía móvil. Más concretamente entre los complementos de los iPhone, que es el que tiene mi hijo. El regalo que mas me gusto y por lo tanto el que le compre fue una funda de brazo para el iPhone. Era bonita y elegante, y perfecta para llevar el smartphone mientras realizas deportes al aire libre. Yo sabía que le gustaría este de los regalos especiales en concreto porque además es que lo necesitaba para cuando sale a correr. Y así fue, un día especial para decirle lo orgulloso que me sentía de él.

Comments are closed.